Nuestros Cuentos

lunes, 3 de junio de 2013

Vicente Gerbasi o la poesía de lo absoluto.



                                                                “La poesía es la fundación del ser
                                                                Por la palabra…”
                                                                              Heidegger
Hijo de emigrantes italianos, Vicente Gerbasi nace en Canoabo, estado Carabobo en 1913.Estudia educación primaria y secundaria en Italia, y luego al morir su padre regresa a Canoabo. Transita parte de su niñez en esta aldea de la geografía venezolana.
Gerbasí, está considerado uno de los grandes poetas del siglo XX latinoamericano, una voz mayor dentro y fuera del país. Su extensa obra adquiere mayores resonancias con la publicación de su largo poema “Mi padre el inmigrante” y el poemario “Los espacios cálidos”, según asegura la crítica. Vamos a encontrar en su obra una visión deslumbrada y deslumbrante frente a la presencia mágica de estas tierras, llamadas también “tierras de gracia”.
Yo iniciaba la era de los rostros,
Todos se reunían bajo la lluvia y los relámpagos.
Mi padre me sonreía con su pipa entre los dientes.
Mi madre tenía los ojos tristes como se mirara un bosque lejano…
En la medida que avanza y profundiza en su quehacer con las palabras, Gerbasi va despojándose del lujo verbal, para acercarse a una claridad sublime, bastante difícil de alcanzar.
CONEJO
Corre, corre conejo por la nieve,
Que no te alcance el viento de la nieve.
Te amparo por instantes del olvido,
Pero no olvides que la nieve cae,
Y su belleza cae con la muerte.
Su poesía estará inmersa en el universo de la infancia, de ese tiempo mágico de la primera niñez, lleno de esa realidad vista a través del prisma de la primera edad, edad de los asombros, que será sustancia de su verso, de su poesía sin abandonar esa aldea natal y absoluta, que le permitió leer el alfabeto del mundo a medida que su voz y su canto fueron haciéndose más profundos, elementales y luminosos. En su obra resplandeciente encontramos la humildad propia de los elegidos.
Para el rapsoda, Canoabo es el espacio profético y poético de la niñez, sitio especial donde se juntan y se mezclan la luz y la naturaleza.
Con lumbre de oro fueron recogiendo el maíz
En los días,
De loma en loma,
En un tiempo de lejanos coros….
Y tú, luz del campo me ofreces las grandes hojas
Del clima y barrancos rojos
Donde cae un sol de colibríes…
Es este espacio nombrado el mundo poético del juglar, levantado sobre un zona geográfica y biográfica, que se hace sustancialmente existencial. Lugar constitutivo, lugar sustancializado, Canoabo, la casa, el mundo.
“Un poeta,  que reinventa una relación con el mundo: no para recuperar la tierra primigenia, la plenitud primigenia, jamás restablecida; sino para hacer de la tierra encontrada el lugar de otra plenitud” tal como lo señala Patricia  Guzmán
Canoabo y la infancia son el centro, el numen de los mitos que pueblan la poesía gerbasiana, el jinete sin cabeza, el tirano Aguirre y agigantan la figura del padre, centro de todas las seductoras metáforas y de todos los hallazgos.
Venimos de la noche y hacia la noche vamos.
Atrás queda la tierra envuelta en sus vapores,
Donde vive el almendro, el niño y el leopardo,
Atrás quedan los días, con lagos, nieves, renos,
Con volcanes adustos con selvas hechizadas,
Donde moran las sombras azules del espanto…
El vate considera a Canoabo el centro desde el cual puede organizarse, recoger y recogerse. Gracias a Dios existe este lugar, su aldea, lugar para habitar.
Está presente en la poesía de este creador con fuerza inusitada la infancia, que en su caso particular es elemental y campesina, pero rodeada de un gran halo mágico que lo envuelve y el, mira con los ojos asombrados de niño y luego  está presente el espacio habitable, vivible la casa que es también el cosmos; de esta forma el universo habita la casa del hombre.
Desde la casa que el niño descubre el paraíso, el absoluto, desde donde comienza a indagar. Sale a buscarse, a buscarse dentro de sí mismo.
Porque todo lo que ha escrito Gerbasi se lo debe al paisaje de Canoabo, el allí que lo coloca en el mundo”… sabemos que Gerbasi no es ni cuerpo, ni hombre, sino un poeta y un caserío….El ser y lo absoluto”   P.  Guzmán
Estamos frente a un decir poético, frente a una sólida obra poética que en estas latitudes tropicales donde siempre están presentes el arte del sol y las fulguraciones de la noche, sólo es posible ser adoradores del sol y danzantes de la luna, algunas veces con el cielo tachonado del relámpago. Con la palabra, festejamos junto a Gerbasi su mundo:
Soy el que va en sí mismo oyendo al mundo,
Oyendo como baja por su sangre
el rumor milenario de la tierra…

Reinaldo Chaviel
Poeta, Profesor, Periodista

Maltiempo Editores

Principal

Principal
para ver esta pag.haga doble click sobre la imagen