Nuestros Cuentos

domingo, 19 de marzo de 2017

S/T

 ‘’Los antiguos poetas se complacían cantando
 a la naturaleza: las nubes, las flores, la luna y el viento,                                                                   
los ríos y montañas sus cantos celebran.
Hoy debemos fundir los versos en acero
Y ser cada poeta un bravo combatiente’’
                                                (Ho Chí Minh)                         

¡Aún irritado por limpiarme el culo con las hojas de mi libreta!
No me interesa si un rollo de papel tualé gringo
Es más grande que un rollo de papel tualé criollo.

Los herederos de Roosevelt andan sueltos.
Sus bombas nunca tocan la puerta del baño.
Y tú prefieres burlarte, diciendo en tono sarcástico:
‘’No hay papel higiénico, pero tenemos patria’’.

¡Límpiate con la frivolidad!
´ponte psicodélico.
Cuéntame, a ti que te gusta del norte:
¿Qué seria del mundo si Frank Zappa hubiese sido presidente de los
Estados Unidos?
¿Qué dirán los salmos, según San Lucas?
¿Sabías que un poemario de Miguel James (editado por el maestro
Gonzálo Fragui) costaba 40 luquitas en una librería popular?
Y ese mismo poemario DOLÍA UN LUQUERO
(SÏ UN LUQUERO) en una ‘’librería coffee’’ de Mérida.
Esas que especulan con Edith Piaf de fondo.

Además,Miguel no recibe un coño.
Ni siquiera una sopa se maíz trinitarias en la taguara más cercana,
Como el mendigo que duerme junto a la entrada del hotel cinco
Estrellas en Altamira.
Y nosotros…Tomándonos un té japonés con la oferta y la demanda.

Porque todo es moda.
Como la imagen del Che en un Bikini;
Como la ‘’A’’ de Anarquismo en un cachetero;
Como la propaganda contra el martillo y la hoz en Hollywood.
Todo es moda, como la muerte de Mandela,
días que recordaré más adelante porque ahora quieres dictarme
cátedra sobre Suráfrica y el Apartheid.
Porque te compraste un libro de Mandela con prólogo de Obama.
Todo, un 5 de Septiembre de 2013, cuando murió.

Tranquila.
                                              Que no son cosas tuyas.
                                               Son vainas de  capitalismo.
Como Dólar Today llamando  ‘’Terroristas’’
a los  estudiantes palestinos en Venezuela.

El dólar paralelo no sabe que los soldados de batas blancas
Son versos de Mahmoud Dawish en la Patria,
Como los versos de Martí y Guillen en nuestros barrios.


Y mañana atenderán tu dolarpatía.

Luis Lovera Calache 

Así te Evocamos (A Carmen Valenzuela)

Como son ácidas las uvas de la ausencia
                                                              A.E.B
Como quien  sabe tomarle el  pulso a la trampa
Haciendo tus quehaceres de la casa
Remendando el mundo
Pagando algún recibo de luz
Colocando los trastes en su sitio
Haciendo un esfuerzo de luz y permanencia
con esos tangos a medio andar
diciéndome :
-Efraín ¡No hay tiempo para deprimirse!
Con esa tu peculiar manera de hacer las hallacas
Todavía tus conquistas te llaman María Bonita
Así te evocamos
cómplice de Elizabeth
la sobrina infinita
Con tu Salve en los labios espantando demonios
Demasiado presente en la ruda  en el sancocho
en el pesebre como quien cuidaba nuestra fe popular
Luchadora feroz
Oriental
eterna caraqueña

así te evocamos
Carmen
Asunto cotidiano

Efraín Valenzuela (Letras de Asfalto)

A Salvador Garmendia

A Salvador Garmendia
-Buenas tardes señores pasajeros. No les voy a mentir diciendo que tengo un hermano muerto o un primo preso, esta tarde les vengo a dar un poema que dice así:
La ballena metálica le ha quitado el trabajo al cantar del gallo
Ella desciende de las nubes despertando los techos de cartón
y se va por las curvas de la ciudad piña
fumigándonos con su tubo de escape
La ballena metálica pone y quita los bombillos
Un capitán navega por medio de ella
en el mar metálico y nos va tragando
Yacemos en el estómago de la maquina
oyendo la descarga de los barrios
en tertulias sobre el costo de la vida
o con un debate político social de la tristeza del país.
La ballena metálica siempre nos deja en paradas improvisadas
y la insultamos con un “llévame pa´tu casa”
Nunca se sacia, siempre anda comiendo pasajeros maquina
mientras el marinero grita “córranse al final del pasillo, por favor”
y uno a golpe de perinola le dice “monta un segundo piso”
Los cauchos tienen una relación amorosa con los huecos del asfalto
al mismo tiempo que algunos sujetos le cuentan secretos a la puerta
en que se van guindados como malabaristas surrealistas
La ballena metálica silba con su motor como una paraulata
y le acaricia la mejilla a los policías acostados.
Estos camastrones intentan chocar como olas
con los otros peces metálicos
y uno grita “aquí no llevas cochinos”
Muchos guardan sus cosas personales en la incertidumbre
de un crucifijo sin confiar en nadie
Una pareja de amantes están en pleno acto erótico
un grupo de estudiantes hablan de otros estudiantes
y de que estrategia utilizarán hoy para fugarse de clases
La tercera edad siempre muestra la cédula
para no pagarle nada al marinero
Los melancólicos llevan pegada la cabeza
en la ventana dejando atrás una ciudad perdida
y escuchando la voz del “el tigre Rafael” o un vallenato
tarifamos la mayor parte de nuestro tiempo
en estos emisarios del Estado 


Alejandro Indriago

S/T

Ya no sé que hacer con mis mensajes escritos con la garganta seca
Y la ansiedad en la tinta
Ya no sé que hacer con lo absurdo del género y la realidad del sistema
Ya no sé que hacer con mi cúmulo de contradicciones, mi cúmulo de puntos suspensivos
Y las llamadas perdidas que aún no he hecho
Ya no sé que hacer con las sonrisas en los días tristes y con los llantos de mis próximos 65 cumpleaños
Eso dicen los astrólogos según mi signo
Ya no sé que hacer con los Gemidos mientras cómo, con las lubricaciones mientras me baño
Y las excitaciones por correo electrónico
Ya no sé que hacer con tanto loco suelto predicando amor un día antes de san Valentín
Ya no sé qué hacer con la flor de lotus que dejaron equivocada en mi almohada y que se marchitara en las madrugadas
Ya no sé qué hacer con la hambruna canina gracias a la guerra económica
 Ya no sé que hacer con los viajes por escala, las vacunas de los indígenas y la corrupción de la guardia
Ya no sé que hacer con tanto tiempo libre y perdido en las redes sociales
Ya no sé que hacer con la música de fondo, la demagogia de mi madre y la decidía de mi ex novio
Ya no sé si esto servirá para algo o si un pela bolas se suicida a los 27 también será incluido en la lista como Jim Morrison o Amy Winehouse
Yo no sé que hacer, yo ni sé...


Kathie Hernandez.

¡Pais de Mierda!

De vez en cuando muere un gran hombre y este país llora unido al pie de su tumba como si lo quisiera de verdad
De vez en cuando, estalla una bomba y la solidaridad aflora entre nosotros como las mariposas en el rosal
De vez en cuando, en nuestra historia ocurre un genocidio en tierras lejanas llenas de “parias” y entonces unas cuantas lágrimas brotan colectivas de los ojos de la impunidad
De vez en cuando, un niño es violado cual si fuera de trapo y entonces nuestras morales dobles entran en pánico
De vez en cuando, un esposo asesina a su esposa en defensa de su honor burlado
De vez en cuando, un político corrupto le roba al pueblo los recursos de su futuro
De vez en cuando, susurran los periódicos algún fraude electoral  y  todos queremos estallar
¡De vez en cuando este país de mierda tiene memoria y dignidad!
De vez en cuando, los ciudadanos recuerdan la hermandad y se unen entre diferentes para luchar
De vez en cuando, las banderas se pueden ondear por la victoria de la humanidad
De vez en cuando, lo negro es bueno y el miedo nos hace hablar
¡! De vez en cuando, este país de mierda recuerda que puede cambiar!
De vez en cuando, los niños pueden soñar con una casa y un juguete para jugar
De vez en cuando, se construyen parques y se olvida al rival
¡De vez en cuando, en este país de mierda se puede crear!
De vez en cuando,  se dice lo que se siente sin temor al qué dirán
De vez en cuando, en mi país la gente dice no MÁS
De vez en cuando, nos acordamos de los demás…
De vez en cuando, miramos más allá de nuestra propia miseria
De vez en cuando,  derrotamos la indiferencia y abrazamos la conciencia de la libertad
De vez en cuando los buenos somos más y nos resistimos a actuar solo de vez en cuando.
DE VEZ EN CUANDO, ALGUIEN ME RECUERDA QUE PUEDE SER SIEMPRE...

Jhoana Patiño  “Ébano”

Glosa a tu Voz

  Con raudal de sentimiento
       se agita tu canto claro
      sencillo como el aliento
    fraterno como el amparo

Desde tu voz surtidora
se aviva la luz del alma
hoguera encendida en calma
tu voz se agita sonora
como el árbol frente al viento
eco simple del lamento
y tu voz se va quedando
con raudal de sentimientos

Rompe tu voz el emblema
de la consigna y el llanto
y es que tu voz llena el canto
con el amor sin esquemas
argumento del dilema
cálida vence el reparo
y en franca melodía
se agita tu canto claro

Vuela tu voz por el mundo
Como flecha de esperanza
Llana emerge la confianza
Con sentimiento profundo
Y es que tu canto fecundo
Ilumina el pensamiento
Con el candor del momento
Se regocija tu canto
propenso como el quebranto
sencillo como el aliento

Canta tu voz caudalosa
con el fervor de la vida
cálida sana la herida
con la altivez prodigiosa
y en tu alma generosa
se anida el talento claro
calla el egoísmo avaro
con el caudal del encanto
y es que tu voz hace el canto
Fraterno como el amparo.

Iván Villamizar

Planilla de Ingreso

¡Amigo!
Ey. Sí, es con usted,
¡déjese de charlatanerías!

Coma bien
haga deporte
fume con pipa
tome café y vino
crea en Dios
mejor aún, visite la iglesia
use gelatina así sea calvo
vaya a internet
use anteojos así no padezca de vista
píntese los labios
cómprese  una limusina y contrate dos
guardaespaldas
¡no olvide abrocharse correctamente
Y mucho menos olvide el
Cinturón!
Pertenezca a un partido
visite McDonald’s
adopte un hijo
haga donaciones
toque el violín
use solamente corbatas unicolor
témale a la muerte
hágase una cirugía
tome vitaminas
haga el amor sólo una vez al año
ejerza un cargo presidencial
conviértase en accionista de Disney
                                         use plancha
límpiese las uñas
dirija una película y grave un disco
y ¡nunca!, pero ¡nunca! Será un poeta
pero si mata a más de dos millones de
árabes será nominado
Premio Nobel de la Paz.

María Alejandra Rendón (Otros Altares)

Diablillos

La hora se acerca.
Hora de partir.
Los seres  diurnos
se apresuran.
La angustia apremia.
Un sudor frío
humedece el cuerpo.
Las calles se quedan solas
enmudecidas de pánico.
La gran ciudad;
al caer la noche
es la casa de luzbel.
Mil diablillos la recorren.
Pistoleros, meretrices,
alcahuetas, la transitan.
Sólo ellos la habitan.
Una sirena, aúlla;
rauda se acerca.
Una vida se escapa.
La metrópoli
Esconde su cara
Y enseña la otra.
La del miedo oculto
Que nace en las entrañas
de la cosmópolis
suena un pito;
se escucha un disparo.
Los diablillos están despiertos.
En la capital
de los capitales
El dinero enceguecedor
Provoca.
En su búsqueda,
el deseo de poseerlo
Enajena.
Los diablillos de la noche,
Recorren la urbe.
Sobrecogida de espanto.

Moisés Correa (Poemas Citadinos)

Entre el bar y la calle

Lo encontré allí, en la aurora,
después en el crepúsculo de la tarde
a veces en la calle
a veces en el bar
otras veces en el cigarro
y el pie de mujer.

Lo encontré porque su huella está marcada
en el asfalto de la Avenida Panteón
y en un lugar llamado Esquina de Gradillas.
Porque su voz resuena
Y es limón para  escuálido.

Encontré sus poemas naufragando en el pote de la basura nacional
Y la embriagues de la calle.

Los viejos periódicos donde reposó su pluma
soló ofrecieron dos líneas
y las demás páginas en blanco.

El albor de Caracas descubre su paso
Como los lacerados ojos expulsan dos lágrimas
Y yo encontré –como algunas aves
que encuentra posada en la plaza Bolívar 
Años tras año.--: ¡está en la poesía!

Jesús A. Espitia Casarrubia.

Paternidad Proletaria

El hombre carga un pequeño bulto
que dormita navegando la otredad

tiene el rostro pétreo
por el bestial peso del pequeño
que impone sobre los hombros
la carga insoportable
del posible futuro fracasado
cuando los ojos enrojecidos
y el cuerpo dolorido y pesado
no hayan sido suficientes
para salvar el mañana del pequeño
para sacarlo de este calabozo
de hombres que persiguen la alegría
noche a noche
en tabernas donde flota
el tufo del extravió
y las risas de la vida naufragada

el hombre aprieta el niño contra sí
con tal vigor
que no sé si intenta fundirlo a sí mismo

ocultarlo dentro de sí
o si acaso busca asfixiar al pequeño
procurándole un atajo
para que no tenga que pasar por tanta cara triste
para que no tenga que morar en tanta cosa
muerta


como él. 

José Miguel Casado (Carácter de Urgencia) 

Principal

Principal
para ver esta pag.haga doble click sobre la imagen