Nuestros Cuentos

domingo, 19 de marzo de 2017

Entre el bar y la calle

Lo encontré allí, en la aurora,
después en el crepúsculo de la tarde
a veces en la calle
a veces en el bar
otras veces en el cigarro
y el pie de mujer.

Lo encontré porque su huella está marcada
en el asfalto de la Avenida Panteón
y en un lugar llamado Esquina de Gradillas.
Porque su voz resuena
Y es limón para  escuálido.

Encontré sus poemas naufragando en el pote de la basura nacional
Y la embriagues de la calle.

Los viejos periódicos donde reposó su pluma
soló ofrecieron dos líneas
y las demás páginas en blanco.

El albor de Caracas descubre su paso
Como los lacerados ojos expulsan dos lágrimas
Y yo encontré –como algunas aves
que encuentra posada en la plaza Bolívar 
Años tras año.--: ¡está en la poesía!

Jesús A. Espitia Casarrubia.

Principal

Principal
para ver esta pag.haga doble click sobre la imagen