Nuestros Cuentos

domingo, 12 de febrero de 2017

Macario el Encanto del Tuy en Sabaneta. No es Leyend Real!!.a fue un Hecho de la Vida

Era Macario Coronado un conocido cantante de Golpe Tuyero, lugareño del caserío Sabaneta ubicado en el Distrito Guaicaipuro del Estado Miranda, lugar de nacimiento de mis padres Fulgencio Aquino Aquino y Josefa Antonia Meza de Aquino.
Contaban mis padres que en su juventud (siendo aún solteros) Macario acompañaba con su canto en el arpa a Fulgencio quien ya tocaba "Sus bailecitos", aunque cantaba más con su hermano mayor Melquiades Aquino de edad contemporánea con Macario, quien le decía CUÑADO a Fulgencio y a Melquiades pues estaba enamorado de su hermana TERESA Aquino. 
Además de cantar, Macario acompañaba a Fulgencio, Melquiades y a otros jóvenes a pescar al río Tuy y para efectuar la pesca se iban a otro caserío llamado GUARIQUE, cercano a Sabaneta pero que está ubicado a la orilla del Tuy.
En la faena de pesca ellos acostumbraban hacerla en un pozo que tenía una piedra cavernosa, LA PIEDRA DE JUANIQUITO, que decía mi padre, el rió la atravesaba y que la cueva llegaba hasta más abajo del caserío GUABINA, a TAZÓN, donde actualmente está el puente sobre la quebrada en la vía hacia Cúa.
Contaban mis padres que los pescadores comentaban que "Macario se ayudaba con algo para pescar, con un encanto" pues era el único que se metía en esa piedra y lograba sacarle pescado.
Cierta vez fueron a pescar estando el río "Abundante". Como siempre, Macario se metió en la cueva pero entonces no salió. Estuvieron horas buscándolo "Los que sabían de agua", quienes le echaron ají chirel al agua para que el encanto lo soltara, suponían que el encanto se lo había llevado. Nos decía mi padre que cuando lo consiguieron y pudieron sacarlo tenía unas marcas en el cuello como si algo se lo hubiera apretado pero que al ponerlo boca abajo no botó nada de agua, al parecer no tragó agua.
Contaban mis padres que en la noche de su velatorio se estuvo escuchando el cantar de muchos pájaros hasta el amanecer, que al llevarlo al cementerio estaba muy pesado (Era alto y de contextura gruesa, según Fulgencio) y al pasar el río Tuy por el paso del pueblo abajo (Tácata) el ataud se les puso muy liviano, como si no llevaran difunto. Decía que eso comentaban quienes lo llevaron "En brazos de amigos" para darle sepultura. Todo este relato ocurrió en el Caserio de Sabaneta. Allí mis padres se casaron, tuvieron a mi hermano Pedro y se fueron a vivir a la Colonia Mendoza y de allí a Las Mercedes de Cúa.
Ya viviendo en las Mercedes y cercanos a otros familiares, pueblo este casi a oriilas del río Tuy, a mi tía TERESA (Macario la enamoraba) comienza a darle como unos "Ataques de asfixia" que le eran antecedidos con la emisión de su propia voz de sonidos de animales como, pajaros, gallina, caballo, burro, vaca, Etc. Nos contaban mis padres que al principio no sabían de que se trataba pero suponían que era "Un espíritu maligno" que le invadía su cuerpo. Luego si se dieron cuenta que si era un "Espíritu" ajeno pues luego cuando se hicieron más frecuente los ataques, despues de emitir los sonidos de animales, mi tía comenzaba a hablar con voz de hombre. Se dieron cuenta pues le preguntaban los "Curanderos", ¿Qién eres? y le respondia "Macario". Contaba mi padre que él tuvo duda que fuera el espíritu de Macario hasta que en varias oportunidades estando mi padre presente, la voz que poseía a mi tía Teresa le decía, "Cuñao, tócame el pasaje o el golpe (X)". A veces lo llamaba por Fulgencio y otras veces por cuñao.
Dentro de las varias personas que fueron a verla hubo una que logró sanarla del espíritu invasor, pero le dijo como advertencia que "Más nunca en su vida debería atravesar el río Tuy, lo cual respeto y acató mientras estuvo viviendo en los valles del Tuy. El espíritu no tomó más su cuerpo!!.
De las Mercedes de Cúa (Años 1954 - 59) nos fuimos a vivir a Las Adjuntas (Macarao) y de allí al barrio Cochecito (1961 - 68). Durante el período de tiempo entre Las Mercedes y Cochecito a mi tía no le dio más los "Ataques". De las mercedes ella se vino a trabajar a Caracas y llegaba y se quedaba con nosotros cierto tiempo y por períodos cortos en Cochecito.
La historia relatada hasta ahora no la viví (Nací en 1957), la que paso a relatar si vi parte de ella.
Estando en Cochecito muere en Las Mercedes de Cúa mi tío Emeterio Toro (Nacido en Tácata), esposo de mi tía Carmen (Hermana de Teresa) Razón por la cual mi tía Teresa debió ir hasta Las Mercedes. Allí, en medio de las diligencias por hacer, le piden a Teresa el favor de subir a Tácata a buscar la partida de matrimonio de Carmen y Emeterio. Contaba mi madre que le dijo mi tía teresa, "La Tona (Así se decían), el carajo ese se me volvió a meter cuando crucé el río para ir a Tácata". 
De allí en adelante se le hizo continuo los ataques. Nos contó mi madre que una vez llegó mi tía a la casa con su pequeña hija (Gladys), ella mojada de la cintura hacia abajo y la niña seca por completo, por lo cual le preguntó, "Teresa, y que te paso que vienes mojada" y ella contestó, "La tona, el carajo ese se me atravesó cuando iba a buscar la niña y no me dejaba cruzar la calle, cuando intenté hacerlo la vereda se llenó de agua y yo con el desespero tuve que mojarme para cruzar y buscar a Gladys". 
Cuando le iba a dar los ataques ella ya lo sabía (Lo presentía o quizá lo veía, digo yo) pues uno escuchaba los ruidos de animales que emitía,y maita le preguntaba, "Teresa qué te pasa" y le respondía, "Nada la Tona, es el carajo ese que ya viene a echarme vaina". Recuerdo que cuando eso sucedía a todos los muchachos nos sacaban de la casa mientras "Se le pasaba", también se apersonaban muchos vecinos cercanos y lejanos que ya sabían o habían escuchado de lo que acontecía pues también fueron periodistas a la casa a reseñar el caso. Le llamó la atención a la prensa de entonces, al igual que estando en Las Mercedes de Cúa, donde también fue la prensa, entre ellas un periódico llamado "La Calle", a decir de Pedro mi hermano mayor.
De lo que uno escuchaba que veía la gente dentro de la casa, les dejo dos que no se me olvidan:
1- Una señora que fue de salamera, de metida a averiguar y el espíritu en cuerpo de mi tía le dijo, "Tu, en vez de estar averiguando la vida ajena, anda aver a tu hijo que se acaba de caer de la cama". La mujer fue a su casa y ciertamente el niño se cayó de la cama y se falseo un brazo, Tuvo que salir corriendo al hospital de coche donde lo enyesaron.
2- Llamó a Antonio Coronado (Familia de Macario y compadre de Fulgencio) y le dijo que le iba a dar unos reales, que anotara unos caballos para que sellara un cuadro. El señor antonio los anotó pero le restó importancia (Quizá se le olvidó), hizo el cuadro pero no lo selló. Cuando vió los resultados de las carreras no hubo cuadro con seis y cuando revisó el suyo, "SORPRESA", sería el cuadro único con seis aciertos, de haberlo sellado!!. Creo que al Sr. Antonio jamás se le olvidó ese episodio!!. Su viuda Viviana aun vive y puede corroborarlo.
Y así fueron pasando los días y los años hasta que mi tía Teresa falleció en Las Mercedes de Cúa por los años 66-67, quizá víctima del encanto de Macario que no la abandonó o quizá a causa de otra enfermedad.

Hice el relato de esta historia real y al cual le dediqué la música en el vídeo motivado por la vivencia propia y por la lectura que hacía de una leyenda muy conocida en Ocumare del Tuy sobre MAURICIO, el encantado de Ocumare, que, siendo falsa o cierta me ha llevado a preguntarme, ¿Y no sería MAURICIO que se llevó a MACARIO y ambos desaparecieron con la muerte de mi tía TERESA?.
Me queda la incógnita ya que después de aquel entonces no se ha escuchado hablar más de encantos en el río Tuy, al menos yo. Si alguien sabe de algún otro, pues que diga. Uno no sabe!!. 

Juan José Aquino

Principal

Principal
para ver esta pag.haga doble click sobre la imagen