Nuestros Cuentos

sábado, 11 de julio de 2015

La Tambora de Aris Manuel

En Santa Isabel, como el para hacer hablar el cuero de la tambora, nadie, él lograba comunicación con mundos ignotos, que ofrecían una nueva vida, sin dolores, ni penas. Mundos de fiestas de tambores, donde ellos hablaban a los hombres lenguas muy antiguas, de aquellos seres que se fueron de la tierra hace siglos y viven cada  haz de luz, donde brillan una pizca de vida. Él había muerto hacía más de diez años, algunas noches varios vecinos al día siguiente contaban haber oído a media noche, cantar su sonora tambora, por el camino de San Pedro hacia las playas o camino de la montaña. Por lo general una vez al mes, Aris Manuel dejaba de ser una pizca de luz en el espacio vacío que nos rodea, y se materializaba recordándoles a los hombres vivos cómo se debe tocar la tambora a lo humano y a lo divino. Las Barbuas: Mitos y leyendas de origen africano presentes en sur del   Lago de Maracaibo: Juan de Dios Martinez Suárez. 

Principal

Principal
para ver esta pag.haga doble click sobre la imagen